Las frutas tropicales y su empleo en la antigüedad

las frutas tropicales y su empleo en la antigüedad

Las frutas tropicales se empleaban en la antigüedad con diferentes usos a los actuales gracias a los beneficios de sus propiedades

Aunque las frutas tropicales, tal y como las conocemos hoy, tienen un gran protagonismo en nuestra dieta gracias a sus propiedades y beneficios para la salud, ya se empleaban en la antigüedad con determinados fines terapéuticos como es el caso de la papaya, que era utilizada como anticonceptivo natural, o el aguacate, que incluso se reconocía por sus efectos afrodisíacos en tiempos aztecas. Hoy recopilaremos algunas curiosidades para comprobar la importancia que determinadas frutas tenían en nuestros antepasados.

Es muy curioso conocer cómo frutas tropicales como la papaya eran empleadas por determinadas culturas procedentes de Asia Meridional como anticonceptivo natural, sobre todo, en los hombres. La creencia se basaba en los fotoquímicos que se encontraban en la papaya verde y que se perdían cuando alcanzaba su punto de maduración. Por ello, los hombres la consumían a diario al considerarse que reducía la cantidad de espermatozoides y, por tanto, era un método muy seguro a largo plazo. Lo más interesante es, que en el mismo momento que se dejaba de consumir, desaparecía este “efecto” recuperando de nuevo todas las propiedades de reproducción.

las frutas tropicales y su empleo en la antigüedad

Fue en la antigüedad, concretamente por el año 1.400, cuando comenzaron a registrarse los primeros brotes de escorbuto. El escorbuto es una enfermedad que aparece como consecuencia de la carencia prolongada en las dietas de determinados alimentos como frutas, verduras o pescado y que, sobre todo, aparecía en los marineros debido a sus largos periodos de travesía. A pesar de que llevó mucho tiempo poder corroborar estas hipótesis, años después muchos de ellos comenzaron a incrementar el consumo de estos alimentos con el fin de prevenir la enfermedad, concretamente, apoyándose en bebidas ricas en vitamina C como el zumo de limón. Fue realmente complicado poder demostrar los beneficios del consumo de frutas para la salud desde el punto de vista médico, aunque posteriormente fuese más que evidente gracias al científico Albert Szent-Gyor-gyi, que ganó el Premio Nobel de Medicina en 1937 por confirmar esta hipótesis, que hoy ya se extiende a toda la gama de las frutas tropicales.

el consumo de frutas tropicalesen la antigüedad

Al igual que los métodos anticonceptivos eran muy populares, también existía la búsqueda de los afrodisíacos naturales en plantas (como la albahaca o apio) o frutas que consiguiesen estimular el apetito sexual. Hoy el aguacate es conocido también por producir estos efectos pero, ¿de dónde proviene esta creencia? Se trata de una idea difundida por los aztecas, que impedían incluso salir a las mujeres de casa cuando el aguacate era cultivado, siendo utilizado por ellos mismos para beneficiarse de esta “virtud”. Además, la entrada del aguacate en Europa supuso que hasta el cocinero del rey Luis XIV de Francia elaborase una receta especial con el fin de aprovechar todas sus propiedades.