Remedios caseros con chirimoya

remedios caseros con chirimoya

¿Conoces las propiedades de la chirimoya? Compartimos seis remedios caseros con chirimoya para sacar el máximo partido a esta fruta tropical.

Además del delicioso sabor y los beneficios de esta fruta para el organismo, sus propiedades naturales permiten elaborar diferentes remedios caseros con chirimoya al ser ideales para reforzar los cuidados de la piel, el cabello o tratar ciertas dolencias como la gastritis.

La presencia de la vitamina C, los betacarotenos, el hierro o el calcio son idóneos para realizar los siguientes remedidos caseros de forma fácil:

Exfoliante natural y cuidado de la piel

Destacamos dos tipos de mascarillas:

  • Primera opción: con la piel previamente limpia, extraeremos la pulpa de la chirimoya y la aplicaremos sobre el rostro mediante movimientos circulares. A continuación, realizaremos un masaje durante varios minutos para conseguir una acción exfoliante completa que arrastrará las células muertas, consiguiendo una limpieza en profundidad.
remedios caseros con chirimoya
  • Segunda opción: tras exprimir un limón, añadiremos dos cucharadas de azúcar y removeremos hasta conseguir una mezcla homogénea que aplicaremos sobre el rostro para que actúe como limpiador. Una vez retirado, necesitaremos la piel de una chirimoya en trozos y la reposaremos sobre el cutis unos veinte minutos. Para realizar este último paso, nos mantendremos tumbados en posición relajada.

Chirimoya para la gastritis

Gracias a las propiedades de la chirimoya para favorecer los procesos digestivos, podemos tomarla sola o triturar la pulpa de esta fruta y añadir una rodaja de papaya. La mezcla será muy beneficiosa para reducir las molestias de la gastritis, siendo recomendable incluirla en la dieta diaria o en las comidas más copiosas de forma previa.

Chirimoya y diabetes

Las hojas de la chirimoya se caracterizan por ser antibacterianas y antivirales, ayudando a reducir los niveles de azúcar en sangre. De ahí que se aconseje cocer las hojas durante diez minutos, filtrar este preparado y dejarlo reposar. Se trata de un remedio especialmente indicado para quienes padezcan diabetes.

chirimoya y diabetes

Cuidado capilar

Los remedios caseros con chirimoya también son óptimos para:

  • Eliminar los piojos: es un remedio natural muy efectivo. Tras comer la chirimoya, guardaremos las semillas (o pepitas) que trituraremos posteriormente y las verteremos en un tarro de vidrio o cristal cubiertas con aguardiente. Tras dejar reposar la mezcla durante quince días, la filtraremos y aplicaremos sobre el cabello manteniéndolo durante un tiempo estimado de veinte minutos. Repetiremos el proceso los días necesarios.
  • Tratar problemas de caspa: trituraremos las semillas de la chirimoya y, en una olla, calentaremos aceite de coco aunque no es conveniente que esté muy caliente. Mezclaremos ambos ingredientes y lo aplicaremos sobre el cabello unas dos horas antes de su lavado. Se aconseja repetir este ritual dos o tres veces por semana para notar la diferencia.