Helado casero de mango

Helado casero de mango

El helado casero de mango supone una combinación refrescante y deliciosa de nutrientes muy beneficiosa para la salud.

El mango es una fruta muy conocida tanto por su sabor dulce y cremoso como por contener gran cantidad de nutrientes. Al ser una fruta rica en hierro, vitamina C, vitamina A, vitamina B6, potasio y ácido fólico, además de contener fibra, supone una gran fuente de energía y antioxidantes. El hecho de tener un alto valor nutricional, hace que sea un alimento muy beneficioso para la salud. Gracias a estos beneficios, hoy compartimos unos sencillos pasos para elaborar helado casero de mango, una receta idónea para cualquier época del año.

Beneficios del helado casero

Aunque existan diversos mitos acerca de que el helado engorda o de que no es bueno para la salud, no siempre es así. De hecho, el helado casero de mango puede ser saludable debido a que contiene un pequeño porcentaje de grasa en su composición. Por otro lado, uno de los principales ingredientes del helado casero es la leche y, por ello, el helado es rico en calcio lo que resulta esencial para mantener los huesos fuertes y sanos. A los nutrientes que puede aportarnos el mango, se le suman los de los helados tales como vitaminas A, B-6, B-12, C, D y E y, minerales como el fósforo y el mencionado calcio. Además, está demostrado que el helado contiene un aminoácido llamado triptófano, conocido por aumentar los niveles de serotonina popularmente conocida como la hormona de la felicidad.

Helado casero de mango

Ingredientes

  • 700 g  de pulpa de mango (2 mangos)
  • Medio litro de zumo de  una naranja
  • 375 g de yogur griego natural sin azúcar
  • 200 g de leche condensada

Procedimiento

  • Guardaremos los trozos de mango en una bolsa apta para congelados y los congelaremos durante unas 6 horas.
  • Trituraremos el mango congelado.
  • Añadiremos el zumo, el yogur griego y la leche condensada y, lo mezclaremos todo bien.
  • Guardaremos la combinación anterior en un recipiente preferentemente metálico, lo cubriremos  bien con film transparente y, de nuevo, lo congelaremos.

Consejos de presentación

  • Sándwiches de galletas: llenaremos un vaso desechable con helado casero de mango y lo cortaremos en rodajas para montar los sándwiches.
  • Tazón de manzana: partiremos la manzana por la mitad y quitaremos la mayoría de su relleno. Posteriormente, pondremos el helado casero de mango en su interior.
  • Decoración de cupcakes: pondremos el helado en una manga pastelera y lo esparciremos a nuestro gusto.
  • Creppes o gofres con helado: este dulce resulta ideal siempre acompañado de algo dulce y fresco ¡Una opción óptima para el verano!