Pastel de mango y queso, una combinación exquisita

Pastel de mango y queso, una combinación exquisita

El pastel de mango con un toque de queso es un postre exótico que resulta muy delicioso, refrescante y original para cualquier ocasión.

Aunque los postres tradicionales sigan siendo una gran apuesta ante cualquier visita a casa, cada vez son más los que prefieren sabores novedosos incluyendo variantes del primero. Este pastel de mango supone una combinación perfecta de la clásica tarta de queso con la incorporación del mango. El sabor dulce y cremoso de esta fruta es lo que hace que la receta resulte ideal y el postre en sí sea tan delicioso así como novedoso. De igual forma, a pesar de que, a priori, su elaboración parezca complicada no lo es lo así que… ¡manos a la obra!

Pastel de mango y queso, una combinación exquisita

Ingredientes

  • 5 huevos grandes.
  • 400 ml de crema de leche o nata líquida 35% M.G.
  • 6 mangos (1 kilo aprox., de 150 a 200 g. por pieza).
  • 100 g. de mantequilla.
  • 150 g. de azúcar (unas 7 cucharadas).
  • 25 galletas tostadas.
  • 1 sobre de gelatina neutra.
  • 200 ml de agua.
  • 2 cucharadas de crema de queso.

Procedimientos

Preparación de la base de la tarta de mango

  • Derretiremos la mantequilla.
  • Trituraremos las galletas con la picadora y le añadiremos por encima la mantequilla derretida.
  • Cogeremos la mezcla anterior y la repartiremos por la base de un molde desmontable grande.
  • Apretaremos la mezcla contra el fondo del molde con la ayuda de una cuchara y lo introduciremos en el horno unos 5 minutos para que se endurezca.
  • Sacaremos el molde y lo dejaremos enfriar para rellenarlo con la posterior crema de mango.

Preparación del relleno de la tarta de mango

  • Pelaremos los mangos y los cortaremos en trozos pequeños.
  • Echaremos los trozos de fruta en una cazuela y los cocinaremos a fuego medio durante 8-10 minutos.
  • Trituraremos todo con la batidora hasta que nos quede un puré fino de fruta.
  • Apartaremos 2 cucharadas soperas del puré de fruta en un vaso (unos 150 g.).
  • Pondremos la nata a calentar en un cazo a fuego medio. Una vez que esté caliente (sin que llegue a hervir), le echaremos el puré de mango.
  • Para realizar bien la mezcla, nos ayudaremos de una cuchara de madera o unas varillas manteniendo el fuego lento.
  • Pondremos los huevos y el azúcar en un bol (unas cuatro cucharadas) y lo batiremos hasta obtener una textura homogénea y cremosa.
  • Añadiremos la mezcla de huevo y azúcar a la mezcla anterior, removeremos bien sin batir y la dejaremos reposar fuera del fuego.
  • Verteremos sobre la base de galletas toda la mezcla que tenemos reservada y la introducimos en el horno precalentado a 190 grados en torno a 30 o 40 minutos.
  • Tras esto, lo retiraremos del horno y lo dejaremos enfriar en la nevera durante unas horas.

Preparación de la cubierta de mango: montaje final

  • Vaciaremos el contenido de un sobre de gelatina neutra en un bol que esté seco. De los 200 ml de agua fría que lleva la receta (un vaso aproximadamente), separaremos la mitad y la añadiremos a la gelatina neutra.
  • Lo removeremos con un tenedor, o con la ayuda de unas varillas, para que se junte con el agua y ayude a hidratar la gelatina.
  • Pondremos el resto del agua en un cazo al fuego hasta ebullición.
  • Lo retiraremos del fuego y verteremos el agua caliente en el recipiente donde se había dejado la gelatina. Luego, lo removeremos o batiremos hasta su completa disolución.
  • En otro bol echamos las 2 cucharadas soperas de puré de mango que nos quedaban (del apartado anterior) y el azúcar restante (2 cucharadas), las 2 cucharadas de crema de queso y la gelatina que tenemos reservada.
  • Batiremos ligeramente toda la mezcla para que quede homogénea y sin grumos.
  • Sacaremos el recipiente con el resto de la tarta y le añadiremos esta crema.
  • Volveremos a introducir todo en la nevera durante 2 o 3 horas.
  • Dejaremos que se enfríe y, posteriormente, pasaremos a desmoldarlo.