Propiedades curativas de la papaya

propiedades curativas de la papaya

Las propiedades curativas de la papaya son numerosas lo que, unido a su delicioso sabor, la hacen una fruta tropical muy apropiada para nuestra dieta.

La papaya, además de caracterizarse por su delicioso sabor y hermoso calor naranja, supone una rica fuente de nutrientes antioxidantes como los carotenos, vitamina C, flavonoides, vitaminas del grupo B, los minerales potasio y magnesio, además de fibra. Asimismo, esta fruta tropical contiene papaína, que aporta una amplia variedad de beneficios para la salud y la piel. De esta fruta tan versátil se puede aprovechar prácticamente todo pues la papaya en sí, su semilla, sus flores y hojas suponen una fuente de medicina natural para diversos males. Para que las propiedades curativas de la papaya hagan efecto en nuestro organismo, debemos de seguir distintas indicaciones según el fin que queramos conseguir.

propiedades curativas de la papaya

Indicaciones

  • Tratar el estreñimiento: comer muy temprano y a diario una rebanada grande de papaya ya sea natural, cocida o en licuado.
  • Expulsar parásitos intestinales: consumir a diario un puñado de semillas pulverizadas.
  • Curar la tos, la bronquitis y los catarros pulmonares: tomar cada hora una infusión de siete flores de papaya. Para ello, hay que hervir las flores de papaya en agua con azúcar y, posteriormente, dejar que se enfríe.
  • Limpiar y cicatrizar la piel tras quemaduras e irritaciones: aplicar la papaya recién cortada. En el caso de que la herida sea severa, se pueden aplicar las hojas de la papaya a modo de parche templado.
  • Sanar la colitis: consumir durante un día y cada tres horas siete semillas de papaya.
  • Secar las verrugas: colocar en un algodón la sustancia lechosa de la papaya verde y aplicar esta sustancia sobre las verrugas. Se aconseja repetir este proceso varias veces al día durante una semana.
  • Exfoliar la piel: cortar la papaya y utilizar un trozo directamente sobre la piel limpia mediante masajes circulares. Una vez que se retire la papaya, se debe aplicar sobre la zona abundante agua.
  • Tratar patas de gallo: batir la pulpa de la papaya hasta obtener una mascarilla. Aplicar la mascarilla sobre la piel arrugada de los ojos y mantenerla durante quince minutos. Después, se debe enjuagar la zona con agua tibia. Para que haga efecto, esta acción se tiene que repetir dos veces por semana.
  • Quitar las llagas de la boca y manchas blancas en la lengua: en torno a tres veces al día, masticar una rebanada de papaya.
  • Blanquear dientes manchados: consumir a diario una rebanada de papaya.
  • Curar la gastritis: licuar una rebanada de papaya y un vaso de yogurt natural. Es preferible tomarlo tras la comida principal del día.
  • Combatir la celulitis: aplicar tres veces por semana un puré hecho con una tajada de papaya y una pizca de azúcar moreno. Para que haga un mayor efecto, se debe de humedecer la zona en la que hay celulitis y aplicar la mezcla mediante masajes circulares durante cinco o diez minutos.