La granada, rojo antioxidante para el otoño

ensalada granada espinacas pollo

Con el otoño llega la granada, una fruta que resulta un auténtica dosis de antioxidantes, muy necesarios para reforzar nuestros sistema inmunológico.

El otoño es una época rica en frutas que nos aportan energía, vitaminas y antioxidantes, ayudándonos a afrontar el frío del invierno y prevenir resfriados, reforzando las defensas. Y con el otoño, además de las bajadas de temperaturas y de la lluvia, también llegan frutas tan deliciosas como la granada.

la granada, fruta tropical con elevado poder antioxidanteTodos sabemos lo importante que es consumir fruta de temporada, ya que es cuando se encuentra en su mejor momento en cuanto a nutrientes y sabor y resulta más económica. Es el turno de la granada, un regalo de la naturaleza que te aconsejamos para consumir en tus platos y alimentar tu organismo.

El granado florece normalmente entre mayo y junio y, aunque se empieza a cosechar a finales de septiembre, su mejor momento es en otoño, cuando su fruto está ya plenamente maduro.

La granada es una baya grande de aspecto globoso, muy peculiar. Su piel brillante y gruesa, de tonalidades amarillas, verdosas y rojizas, esconde en su interior multitud de semillas envueltas en una pulpa comestible rosada. Estos granos rebosantes de zumo están adheridos a unas membranas amarillas que, a modo de tabiques, las protegen y dividen el fruto en gajos.

Propiedades

Tras su piel dura se esconden pequeños granos carnosos unidos unos a otros con gran fuerza. Muy valorada y querida por su sabor y sus propiedades nutricionales, la granada se caracteriza por su alto poder antioxidante, riquísima en betacarotenos, y por tener un importante contenido de vitamina C, A, E, B5 y B2 y minerales como el potasio, el manganeso, el hierro y el calcio.

  • El consumo de granada ayuda a reducir y prevenir los efectos de los radicales libres en el organismo gracias a sus antioxidantes, lo que a su vez reduce el proceso de envejecimiento. Por ejemplo, las granadas aportan 3 veces más antioxidantes que el vino o el té verde.
  • Son cardioprotectoras, muy útiles para mantener una óptima salud cardiovascular. Por sus cualidades antioxidantes son muy adecuadas para reducir la presión arterial alta, controlar el colesterol y el estrés oxidativo.
  • Es un excelente depurativo del riñón, favorece la eliminación tanto de agua como de sales gracias a su contenido en potasio.
  • Ayuda a prevenir la acumulación de grasa en el abdomen.
  • Es una fruta astringente, buena en casos de diarreas, y antiparásitos intestinales.
  • Destaca su contenido en estrógenos vegetales, los cuales están muy relacionados con la fertilidad.
  • Su consumo reduce la placa dental y tiene efectos antibacterianos.
  • Posee importantes propiedades antiinflamatorias. Hay que destacar la riqueza en antiocianinas y en taninos hidrolizables de su zumo.

¿A que ya te hemos convencido? Pues tienes muchas formas de tomarla, al natural, lavadas y colocados su granos en un bol, en ensaladas, con muesli en el desayuno, con yogur, o en irresistibles bebidas como tés, zumos, smoothies o batidos caseros.