Remedios caseros con frutas tropicales

las frutas tropicales contienen elevadas propiedades para la elaboración de remedios caseros

Las frutas tropicales constituyen una alternativa para elaborar remedios caseros gracias a sus propiedades, permitiendo disfrutar de un organismo sano.

Las frutas tropicales contienen un buen número de propiedades que nos permitirán realizar sencillos y variados remedios caseros. Ayudar a reducir el nivel de colesterol, perder peso, combatir los parásitos intestinales o disminuir las estrías son algunos de los beneficios que podremos disfrutar gracias a ellos. A continuación te proponemos algunos muy interesantes.

El aguacate es una fruta rica en vitamina A, B6 y ácido fólico, muy recomendada para quienes padezcan artritis y diabetes. Entre los remedios que podemos realizar con este manjar destaca una crema que potencia la reducción de estrías. Para elaborarla, extraeremos la pulpa del aguacate y la mezclaremos con una cucharadita de zumo de limón y miel de abejas. Realizada la pasta, la mezclaremos y aplicaremos en la zona a tratar. Recuerda también que comer un aguacate al día puede llegar a reducir hasta un 15% los niveles de colesterol. Una buena opción es tomarlo  como aperitivo entre horas.

el aguacate en una fruta tropical rica en vitaminas, que permite elaborar diferentes remedios caseros

Por su parte, la carambola es muy rica en fibra, con gran poder vitamínico y reconstituyente. Podemos emplearla en los siguientes casos:

  • Mascarilla para reducir la grasa en pieles con tendencia acnéica. Triturar un trozo de esta fruta y colocar directamente sobre la cara permitirá lucir un rostro más limpio, libre de impurezas.
  • Parásitos intestinales: constituye un remedio muy útil en los casos leves. Procederemos a licuar 1/2 kilo de carambola cruda y media taza de agua. Posteriormente, añadiremos ¾ de litro de agua hervida. Tomaremos este pequeño zumo durante todo el día.

El níspero es una fruta muy rica en fósforo, calcio y potasio. Puede emplearse aún sin haber alcanzado su fase de maduración para los siguientes casos:

  • Inflamaciones de boca, encías o garganta: primero se hervirán las hojas de este fruto junto con la corteza. Filtrado el contenido, podremos realizar gargarismos o enjuagues todas las veces que sean suficientes.
  • Casos de diarrea: tras aplastar la pulpa de ocho o diez nísperos, procederemos a su cocción. Tomaremos el puré obtenido varias veces al día, siendo importante que el fruto no haya alcanzado su fase de maduración.

Gracias a la presencia de la papaína, la papaya es una excelente aliada para la salud de nuestra piel. Destacamos:

  • Nutrición de la piel: realizaremos una pasta con la pulpa de esta fruta, agregando además una cucharada de miel de abeja. Usaremos la mezcla como mascarilla durante diez minutos.
  • Suavizar talones: en una palangana de mayor tamaño, verteremos pedazos de papaya que trituraremos con nuestros propios pies. Este proceso, durante veinte minutos, alisará y mejorará la piel de los talones.

¡Disfruta de un organismo sano con la fruta tropical!